viernes, 3 de octubre de 2008

Cuidado con ese hacha, Eugene...

El hijo andaluz de Roger Waters y yo mismo fijaremos mañana los controles hacia el centro del sol a sentir la gran actuación en el cielo, a los modernos replicantes de aquellos dioses retirados, apartados en un mundo de ecos hasta que llegue uno de esos días en que Lucifer Sam los traiga de vuelta en un overdrive interestelar, sacándolos de sus confortables nubes…
Asi que mañana, si los perros y los cerdos nos dejan cruzar el muro, nos encontraremos entre algunas especies de animales peludos frente a frente de los PINK TONES
Ojala estuvierais aqui


1 comentario:

Tormenta dijo...

Musica de dioses! Vas andando por el Olimpo y solo escuchas esto, no hay nada mas, no se necesita nada mas!