miércoles, 29 de julio de 2009

John Belushi, el último samurai

A última hora de la tarde John Landis, director de The Blues Brothers ( Granujas a todo ritmo) , se levantó encolerizado y cruzó el escenario de la película. El equipo estaba esperando y Belushi se negaba a salir de su trailer privado.
Landis fue hasta el trailer y abrió la puerta. Había coñac Courvoisier derramado por doquier y orina sobre el suelo. Encima de la mesa había un montículo de cocaína.
- ¡John, te estás matando! - vociferó (John) Landis - Esto resulta económicamente inviable. ¡No le hagas esto a mi película!
John cabeceó repetidamente.
- No me hagas esto. No se lo hagas a Judy. ¡No te lo hagas a ti!
Belushi se limitó a alzar la vista.
¿Era posible escapar de aquella locura? se preguntaba Landis. Recogió el polvo blanco y lo arrojó por el retrete.
John se incorporó tambaleante, musitando, y avanzó hacia Landis: 100 kilos contra 60. Landis cerró el puño, se echó para atrás y golpeó a John en la cara. Belushi se desplomó. Landis no sabía quien de los dos estaba más sorprendido. Dios, acabo de atizarle a la estrela de mi película, un amigo y colaborador, y es lo bastante grande como para matarme, pensó.
John no se levantó, ni siquiera se movió. Luego agachó la cabeza y rompió a llorar.
- Estoy tan avergonzado, tan, tan avergonzado.
Se levantó, temblando, y echó sus brazos en torno a Landis.
- Por favor, entiéndelo.
Landis no lo entendía ¿Que era lo que John encontraba en las drogas? Había tanto en juego: su carrera, su familia, su propia vida.
- ¿Por qué? - le preguntó
- Lo necesito. Lo necesito - respondió John con un hilo de voz - No podrías entenderlo.”

"Como una moto. La vida galopante de John Belushi" Bob Woodward

La mañana del 5 de marzo de 1982, el cuerpo sin vida de John Belushi , de 33 años, fue encontrado en su habitación de hotel en Los Angeles, víctima de una sobredosis producida por una inyección de speedball (cocaína y heroína).
En el suelo del wáter de aquella habitación de hotel se acababa una de las carreras más prometedoras de la historia del cine y el espectáculo de Estados Unidos.
John Belushi, la perla del Saturday Night, el animal desatado capaz de contonear todo su cuerpo en busca del movimiento preciso, de la sonrisa adecuada, el ser encantador y ocurrente, el actor bestial y salvaje, llegaba al final de una carrera que fue demasiado deprisa demasiado pronto.
Víctima de un ego y de una inseguridad enormes, Belushi se sumió en un ritual de excesos sin marcha atrás.
Ávido de todo tipo de experiencias, vitalista hasta la extenuación, un primerizo uso de la coca para aguantar las extenuantes sesiones de trabajo del Saturday Night dio a paso a una adicción que no pararía más que en contados periodos de tiempo y despues de contratar a auténticos sabuesos guardaespaldas que lo acompñaban a todas horas evitando que John accediese al polvo blanco. Encontró en la cocaína su fiel compañera, que le permitía estar de farra varios dias seguidos, en los que era capaz de hacer absolutamente de todo, sin parar para tomar el aire o pensar en su siguiente paso. La realidad pasó a ser algo distorsionado y paranoide, con los estudios de Hollywood como gran enemigo a batir, incapaz de concebir cualquier objeción, o estabas con él o estabas contra él.
A partir del desastre de Mis locos vecinos, John comienza un via crucis personal que acabaría con su vida a merced de esa mezcla mortal.
Obsesionado con su último guión y con la música punk, sus últimos días son una montaña de cocaína y todo un reguero de amigos y conocidos preocupados de lo que ocurría alrededor del huracán Belushi.
Después venían las sinceras disculpas, los bajones, el propósito de enmienda, el encantador de serpientes volvía a convencer a todo el mundo de que aquella vez iba a ser la definitiva…
Bluto de “Desmadre a la americana” y Elwood blues le habían colocado en lo alto. Todos querían trabajar con él y su inseparable amigo y socio Dan Ayckroyd, cabeza pensante de la pareja, que en las fechas de su muerte ultimaba el guión de sus próximas películas para la pareja “Espias como nosotros” y “Los Cazafantasmas
Pero no pudo ser. La bola de nieve (nunca mejor dicho) arrastro al aparentemente indestructible John Belushi hacía un final que, en el fondo, no sorprendió a nadie
Toda esta información sale del estupendo libro que acabo de devorar compulsivamente, escrito por Bob “Watergate” WoodwardComo una moto. La vida galopante de John Belushi”, donde el peridista, en un auténtico alarde de documentación, nos muestra la veloz subida, y triste caída del cómico estadounidense. Con un estilo directo y mostrando una tonelada de datos apabullante (horas sin dormir, cuentas en bancos y hoteles, minutos hablados por teléfono, gramos exactos en cada compra) que te sitúa en el momento y en el lugar, en el centro de la extenuante vida “normal” del actor, en el medio de una historia de éxitos, decepciones, sórdida en ocasiones, tierna en otras, nunca moralizante o prejuiciosa. Woodward tuvo la suerte de contar con fuentes de primera mano, teniendo en cuenta que comenzó a investigar alrededor de la vida de Belushi cuatro meses después de su muerte a instancias de la viuda del actor, Judy, su gran compañera desde el instituto con la que se casó cinco años antes, que se sinceró con el periodista y hasta le entregó su propio diario. Desde personajes tan reconocidos como Jack Nicholson, John Landis, Steven Spieberg, Carly Simon, Michael Eisner, Louis Malle, Dan Ayckroyd, hasta camareros o camellos, incluyendo el chófer de un limusina que compartió una alucinante jornada de más de 24 horas con el actor, hasta un total de 267 entrevistas que nos permiten reconstruir el tiempo que vivió Belushi, un reflejo de la sociedad que tomaba el poder, desencantados de todo (Watergate, Vietnam, etc), cínicos, prácticos. Cada época tiene su droga, y la heroína y sobre todo la coca habían llegado para quedarse. En 'Como una moto' encontramos un relato de la desenfrenada vida americana en los primeros 80 donde la cocaína no era una droga, sino un elemento para sociabilizar. Actores de televisión que se ganaban sobresueldos como camellos o actores de primer orden como Robert de Niro, Carry Fisher o Robin Williams se gastaban fortunas en coca.
Los últimos dias de vida de Belushi están retratados casi minuto a minuto y de verdad no puedes evitar pararte a pensar de qué estaba hecho aquel hombre, porqué se infligía tanto dolor y de una manera tan compulsiva.
Uno de los mayores cómicos de Estados Unidos no era capaz de ser feliz por si mismo.

16 comentarios:

Dmoreno dijo...

COPÓN!!! Me queda nada para terminármelo. Brutal!!

Wayne Gro dijo...

Éste, y el de "Moteros..." de lo mejor que hay sobre cine americano setentero. Y es que empiezas a leer más rápido según él mismo se va metiendo más rápido...

gurguik dijo...

La verdad es que todos los humoristas americanos estan gafados sobre todo por esas epocas, si no solo tienes que ver la vida de PETER SELLERS.

Wayne Gro dijo...

Teniendo en cuenta que Peter Sellers era más inglés que el Bis Ben, que vivió 54 años, no murió por sobredosis, y protagonizó 34 pelis, me parece que vas un poco desencaminado.

gurguik dijo...

Pero que listo que eres,lo digo por la forma de vida que tenian, no murio de sobredosis pero si que se las metia las lonchas dobladas y si era ingles pero murio en EEUU, LISTO. Te recomiendo la peli de "llamame peter"

Payodeono dijo...

Belushi fue el mejor. Pero podría haber repartido una pizca de su inmenso talento con su hermano James, así éste no se hubiera cagado tantas veces después en el apellido Belushi.
Otro ejemplo de estos casos de hermanos-parásitos son los hermanos de Ronnie Van Zant, Donnie y Johnny, que aún siguen dando por saco por ahí gracias a la memoria de su Big Brother.
Y qué decir de los hermanos de Michael Jackson (excepto Janet que es la única que ha triunfado por su cuenta), vaya panda de frikies.

Wayne Gro dijo...

Por lo que dice el libro Jim Belushi también despuntó como actor en su momento, aunque no tan bueno como John. Cuenta en un pasaje que Johnlo llamó para comentarle que le habían ofrecido el prota en una serie de televisión basada en una obra de teatro que había protagonizado Jim. Éste último quería separar su carrera de la de su hermano. John le preguntó que pasaba si aceptaba, Jim dijo que le molestaría, y John rechazó el proyecto.
Digamos que John era un actor de caracter (lo comparan mucho con Marlon Barndo) y Jim un actor, simplemente, sin un talento especial, como bien a demostrado a lo largo de los años.
Yo creo que el colmo de hermanos parásitos lo tiene Alec Baldwin con su prole de impresentables, en especial William Baldwin, el cabroncete que se puso chato con Sharon Stone y Cindy Crawford.
Y ya que estamos, payodeono, échale un ojo a lo último de Powerman 5000, una puta vergüenza (ya el segundo huele a tachún de mono)

Payodeono dijo...

No, si viendo la carrera musical de Rob Zombie desde que decidió convertirse en una estrella de Hollywood y renegar de sus compañeros de White Zombie, no necesita hermanos para cargársela, ya la ha cagado bastante él solito. Permíteme que me ahorre el escuchar el segundo disco de P5000 pues.
Por cierto, ¿Chris Cornell tenía algún hermano que se haya podido apoderar de su personalidad? Es alucinante lo bajo que han caído algunos de nuestros héroes de los 90. Este ahora se dedica a hacer discos pop estilo Jason Timberlake y cosas así. ¿Dónde quedó el Jesus Christ Pose?

Wayne Gro dijo...

He de decir que la carrera en el cine de Rob Zombie esta bastante bien, y que sólo por eso (y por que su mujer esta como quiere) se merece todos mis respetos. Lo que le pasa a Sean Yseult es que está despechada...

Hulkmayall dijo...

en efecto payodeono, el scream de mi idolatrado Chris es una autentica mierda , pero te lo voy a desir pa quetenteres : ES EL ROCKERO MAS GUAPO DE LA HISTORIA Y EN EL VIDEO MIERDA DE SU NUEVA OBRA ESTA PA COMERSELO Y QUE CONSTE QUE A HULK NO LE GUSTAN LOS HOMBRES , pero si mi bujero debe abrirlo alguien QUIERO QUE SEA CHRIS CORNELL ........................

abogaadoo dijo...

Estoy de acuerdo con lo de los hermanos Baldwin, a cual mas penoso, empezando por el mayor, pero con lo de los hermanos Van Zant no del todo, dejando claro que como Ronnie no existirá nadie, la labor de Johnny en los segundos Lynyrd (nunca habrá un grupo como los primeros) está bien. En cuanto a Donnie y su grupo pues aunque a mí tampoco me guste mucho han tenido sus canciones. En cuanto a los Jackson, el gran culpable de todo ya sabemos que es el cabronazo del father que además y esperemos que no le dejen, quiere hacer ahora un grupo con los hijos del propio Michael.

Wayne Gro dijo...

Bueno Hulk, esa declaración me a dejado con el culo torcido. A ver si tanta hermandad Heavy va a ser en realidad un sentimiento homo como la copa de un pino...

Hulkmayall dijo...

Wayne, no sufras , soy completamente hetero ( hasta el dia de hoy ) pero si que se apreciar el arte en casi todas sus facetas ( literatura, musica, cine, comics etc ) y SINCERAMENTE CREO QUE CHRIS CORNELL ES EL TIO MAS BUENO DE ESTE UNIVERSO Y DE OTROS DE MAS ALLA , necesito que alice in chains desde su punto de vista distinto , me lo confirme o lo desmienta .
Por cierto llego al poblado el proximo dia 11 , espero quedada urgente en plaza para seguir con nocturnidad en el veterano .

alice in chains dijo...

Ya que se pide mi opinion dire que Chris Cornell no esta mal, pero para guapo guapo ( aunque tiene pinta de ser un gilipollas de cuidao) es Dave Navarro, que quieres que te diga me gustan los morenos con perilla

Hulkmayall dijo...

Joder es que dave tambien es guapo , menos mal que como consuelo me quedan Perry e Iggy que son mas feos que yo buahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Wayne Gro dijo...

Como ya os comenté por aqui: http://77perroslocos.blogspot.com/2008/04/dave-navarro-ese-hombre.html , Al menos Dave ha utilizado mejor su tiempo libre que el Jesucristo del Parque Sónico